1ª Edición Festival Internacional de Luz de Madrid

Ir al contenido principal

La vida continúa entre hojas blancas
Luzinterruptus
España

29, 30 y 31 de Octubre
De 20 a 00 h.

Plaza Mayor

“La vida continúa entre hojas blancas” homenajea a las personas que habitan el Madrid del cuidado, del recuerdo y del reencuentro. La instalación artística da el protagonismo a quienes cada día viven y trabajan en los centros municipales de mayores de la ciudad a través de sus hojas blancas hechas de luz, donde personas de la tercera edad han escrito sus esperanzas, sus miedos, sus reflexiones, desde historias a dibujos, desde cartas a poemas, palabras y garabatos, en una especie de collage de la memoria. También contamos con la aportación de personas con discapacidad y la de los profesionales que les acompañan en su día a día. Los Cuarenta Centros Municipales de Mayores del Área del Gobierno de Familias, Igualdad y Bienestar Social han participado en esta intervención artística a través de sesiones de escritura. Además, un servicio de paseos guiados les acompañarán a conocer la instalación y el resto de piezas del Festival en 20 rutas diarias y nocturnas.

Luzinterruptus, colectivo artístico anónimo, trabaja en el espacio público desde 2008 utilizando la luz como materia prima y la noche como lienzo: “Dejamos nuestros destellos de luz encendidos… para que otros nos los apaguen…”.

Localización

Plaza Mayor: escenario y testigo de la historia, esta Plaza porticada es el corazón del Madrid de los Austrias, el casco viejo de la ciudad y el punto de partida ideal para una visita a uno de los barrios con más encanto. Empezó a cimentarse sobre el solar de la antigua Plaza del Arrabal, donde se encontraba el mercado más popular de la villa a finales del siglo XV, cuando se trasladó la corte de Felipe II a Madrid. En 1617 se encarga al arquitecto Juan Gómez de Mora establecer uniformidad a los edificios de este lugar, que durante siglos ha acogido multitud de acontecimientos de la más variada índole y que hace poco cumplió su cuarto centenario y ha ido transformando sus usos y fisionomía al ritmo de la vida en la ciudad.

Patrocinadores

Con la colaboración de